miércoles, 26 de noviembre de 2014

Miércoles Mudo

14 Febrero 2014 Ilusión, Felicidad, Amor

martes, 25 de noviembre de 2014

Hoy, Brownie rico rico...

¡¡Empiezo la semana golosa!!¿No os comeríais un pedacito de brownie? Mmmmmh....

Siempre que hago esta receta alguien me la pide, y con eso de "ya te la pasaré", nunca la comparto. Así el secreto es mío! Pero hoy estoy generosa, y voy a daros esta receta fácil, rapidísima y buenísima, ideal para hacerla ante una visita imprevista o cuando quieras preparar un postre, por ejemplo.

6 minutos en el microndas y listo! Siento no poderos poner una foto digna, pero Murphy, no sé por qué, siempre me ronda... Y hoy, mi micro ha decidido no girar más, así que el aspecto del brownie ha quedado algo raro, pero lo importante, el sabor, ha quedado rico, rico!




Vamos allá, los ingredientes que vas a necesitar son:
- 200gr de chocolate negro
- 50gr de azúcar
- 1 vaso de nata líquida
- 150gr de nueces
- 3 huevos

Fundimos la mitad del chocolate con la nata, 2 minutos al micro al 50% de potencia. 
Batimos las yemas con la mitad del azucar hasta que estén espumosas, luego añadimos el chocolate y las nueces troceadas.
Si tu molde no es de silicona, engrásalo con mantequilla.
Montamos las claras con el resto del azucar hasta que estén firmes y las incorporamos a la mezcla de chocolate.
Llenamos el molde y lo introducimos en el micro 6 minutos al 100% de potencia. Lo dejamos entibiar, y lo desmontamos sobre una rejilla.

Si eres golosa puedes fundir chocolate y cubrir el pastel. A mi me gusta más acompañarlo con una bola de helado de vainilla...me encanta!!

Ya me diréis qué tal, y si queréis aportar alguna idea para hacerlo más rico, estaré muy agradecida!!

Un abrazo

viernes, 21 de noviembre de 2014

Y tú, ¿Qué Rey Mago eres?

Seguro que muchos de nosotros ya estamos cumpliendo nuestras funciones de Rey Mago o Papá Noel, o ambas (menudo trabajo). Y seguro que más de uno nos hicimos el firme propósito el año pasado de no volver a caer en el error de dejarlo todo para el último minuto, y buscar como locos el “juguete de moda”, que como no, nuestro peque también quería.

Hoy me gustaría hablaros de los juguetes. Hay quien no le da importancia, pero para mí son un pilar importantísimo. Seguro que todos guardáis en la memoria un recuerdo de aquel juguete que os acompañó durante vuestra infancia. Y es que los juguetes no sólo sirven para “jugar”, como algo trivial.

Jugar tiene un significado muy amplio, ayuda al bebé o niño a desarrollar áreas cruciales para su futuro: afectividad, sociabilidad, inteligencia, crecimiento armónico del cuerpo.

Podemos diferenciar diferentes etapas en el desarrollo del niño a la hora de elegir un juguete: 0-12 meses, 1-3 años, 3-5 años, 5-8 años, 8-12 años, y más de 12. Cada etapa tiene sus cositas, y como padres, creo que tenemos la responsabilidad de ayudar a nuestros hijos en su desarrollo (cada uno con su idiosincrasia), y el juguete es un gran aliado.

Cuando llegan estas fechas, o cuando queremos regalarles algún juguete, tenemos siempre el mismo dilema, sobre todo cuando son pequeñines y aún no expresan lo que quieren, ¿qué les regalamos?...no es fácil elegir.

En la web Juguete Seguro, que por cierto, me ha parecido estupenda, podéis encontrar mucha información y formación (porque ser padre y saber de todo no es fácil). Recomiendan hacerse 3 preguntas: qué tiene, qué quiere y qué necesita, así como tener presente las peculiaridades del niño. Me parece importante porque a veces no tenemos en cuenta estos aspectos y el niño acaba con más de lo mismo, con algo que en el fondo sabemos que no es de su interés pero que a nosotros nos gusta y sabemos que acabará arrinconado.

Yo siempre tengo un dilema, los iconos dónde pone “ A partir de tal edad”. Vamos a ver, ¿se refiere que a partir de tal edad el niño es capaz de jugar, de disfrutar con el juguete, vivir una experiencia placentera que le lleve a desarrollar habilidades, reproducir roles, etc o se refiere a que el niño puede manipularlo porque el juguete sigue la normativa (en nuestro caso europea)? Lo digo porque seguro que nos ha pasado regalar algo con toda la ilusión del mundo, y el niño ignorarlo, y pasado un buen tiempo éste transformarse en el mejor amigo del mundo mundial.

Edad recomendada


Pues bien, he estado buscando información, y todavía no lo tengo del todo claro. 

Según la directiva 2009/48/CE sobre la seguridad de los juguetes,
 el “destinado a” : expresión utilizada para indicar que un padre o supervisor puede suponer razonablemente que un juguete, por sus funciones, dimensiones y características, se destina al uso de niños del grupo de edad que se indica.
Si nuestro peque tiene menos de 36 meses hemos de prestar especial atención al símbolo (incluirlo) y las palabras “no es conveniente para los niños menos de 36 meses” acompañadas de la señal de peligro. Veo muy presente el tema de la seguridad, entonces entiendo que el “A partir de “/ “destinado a “ va un poco por ahí, y debemos ser nosotros quién conociendo al niño, sus destrezas, motivaciones, etc elijamos. Los juguetes que no están destinados al grupo específico de edad pueden llegar a provocar les lesiones.



Así que tomémonos el tema en serio, una mala elección puede traernos algún susto y alguna experiencia desagradable, pero una buena elección hará que nuestro peque disfrute, aprenda y crezca feliz, y puede que el día de mañana guarde en su memoria un dulce recuerdo. Y, no nos olvidemos que el mejor regalo que podemos hacerle a un niño es jugar con él, dejar de lado nuestras preocupaciones y obligaciones, quitarnos el disfraz de adulto y volver a la infancia.

¡Que disfrutéis jugando!


miércoles, 19 de noviembre de 2014

Miércoles Mudo

Jugando a ser papá

lunes, 17 de noviembre de 2014

Mamá hoy está triste

No sé qué me pasa…será que hoy estoy triste. Hace mucho tiempo que no me sentía así… También es cierto que hace mucho que no tenía tiempo para mí, para oír mis propios pensamientos.

Ilustración del libro El Monstruo de los Colores. Ed. Flamboyant

Me he dado cuenta que soy lo que antes de ser madre decía que no sería. La típica mamá que vive por y para sus hijos, que prefiere estar con ellos a dejarlos un par de horas para ir al gimnasio (antes en mi cabeza no cabía poder vivir sin ir 3 días a la semana al gym), que prefiere ir de compras para ellos a mirar cosas para mí (con lo que tengo voy tirando), que hace primero todo lo de los demás y luego, si queda tiempo lo mío, como salir a la calle y siempre dejarme lo mío…cualquier día salgo en pijama… Una serie de cosas que las hago por amor, porque me sale hacerlas así, no es ni mejor ni peor, pero que a veces pasan factura.

He intentado ir a correr, pero siempre pasa algo, y la verdad, el estar aún con la lactancia no ayuda, y además, saber que están ahí mis tres chicos y yo sola…pues no sé, como que prefiero estar con ellos…ya ves.

No sé qué me pasa…llevo demasiados días, ya va a hacer 13 meses durmiendo poco, y eso me sienta muy mal. Al principio a la gente cercana le sabe mal, le das lástima he intentan compensar un poco tu agotamiento, luego parece como que te has de ir acostumbrando, y no. Yo tengo días de todo, días que me siento supermamá puede con todo lo que le echen, y días que me arrastro, que siento que en mi cuerpo no queda energía ni recursos en mi cabeza para hacer frente a cosas cotidianas.

Ilustración del libro El Monstruo de los Colores. Ed. Flamboyant

Igual estoy cansada, no sé, pero este cansancio me hace sentir triste, tengo ganas de acurrucarme y taparme con el edredón y dejar que pase el día, despertar y que sea mañana, y verlo todos con mis ojos de supermamá. Hoy no puedo. Tengo ganas de recoger a los niños a las 16:30 y que me abracen, pero a saber de qué humor salen hoy. Y que llegue mi marido y sin decirme nada me abrace y no me suelte.

Hoy quiero ser yo la que recibe cuidados y mimitos, quiero abrazos y besos, quiero dejarme llevar y no ser yo la que dirija la orquesta…una postura caprichosa quizá, pero así me siento hoy…

Siempre hay un detonante, quizá fue una discusión como tantas otras que tenemos los padres, quizá fue lo que él dijo, o lo que yo dije…quizá, no sé. Me siento que fallo, que la relación de pareja es difícil, que no puedo con todo, hoy no…soy la sombra de lo que fui.

Y quiero meterme en la cama, esconderme.

¿Por qué estoy así? Tengo unos hijos y un marido maravillosos que amo con locura , un proyecto a punto de despegar…Será el cansancio, la falta de sueño…espero. Y encima, soy de tener pocas amigas, y por cosas de la vida, las 3 están fuera de mi ciudad, y hoy las necesito. Necesito un abrazo, un “no pasa nada”.
Supongo que todas tenemos días así… ¿os pasa? ¿qué hacéis para solucionarlo?

Perdonar hoy mi poca gracia.

Un abrazo


miércoles, 12 de noviembre de 2014

La importancia del NO y los límites

Ayer, por una monería que ha empezado a hacer mi hijo, empecé una conversación muy interesante con la directora de la guardería. Resulta que ahora el peque (12 meses) dice que no “no-no-no” y mueve el dedito índice con mucha gracia a la vez. Yo le comenté que a lo mejor le digo demasiadas veces que no al día, a lo que ella me respondió que eso estaba muy bien, que se han dado cuenta que hay muchos bebés-niños que no reaccionan bien a un “no” dicho por las educadoras porque en casa no se lo dicen.



El tema da para mucho, y las consecuencias pueden ser muy graves, véase el programa “Hermano Mayor” de Cuatro. Me quedo entre aterrada y alucinada. ¿Cómo puede ser que una relación padres-hijo pueda acabar así? Afortunadamente, los casos que ahí se ven son casos extremos, espero que muchos de nosotros no los tengamos que vivir. Debe ser durísimo, y como padre-madre imagino que te has de cuestionar muchas cosas, como “¿en qué he fallado?”. Creo que hay que diferenciar los casos donde el hijo tiene alguna alteración psicológica, a los que han perdido totalmente el respeto a sus padres, y se han vuelto tiranos, egocéntricos y egoístas. Pero para llegar a ese extremo, seguro que hay una historia previa.


Sin irnos a los extremos, los especialistas aconsejan a la hora de poner límites tener en cuenta la edad evolutiva del niño, las necesidades de afecto y cómo es el niño.

Los límites son nuestros, y sus aliados, ya que ayudan a crecer al niño y forman parte de su aprendizaje y desarrollo. Éstos deben ser: coherentes, consistentes y los hemos de trabajar de manera consensuada entre padre-madre-colegio.

Un niño que busca el punto donde transgredir los límites que le ponemos no quiere decir que sea “malo” o desobediente, forma parte de su aprendizaje. Pero ¿cuáles son los síntomas que nos llevan a poner alerta por falta de límites? Trastornos del sueño, bajo rendimiento, lloro y trastornos de la conducta.

Esta información la podéis encontrar aquí, es la web FAROS, del Hospital de Sant Joan de Déu de Barcelona, un portal de salud que me da mucha confianza.

Y ahora, como madre digo. Bien, pero no es tan fácil. Con un bebé, creo que hasta los 2 años, la cosa es pesada pero se puede manejar bien. Repetir, repetir, repetir hasta que te cansas de oírte, los límites los ponemos como medidas de seguridad, “no toques esto”, “no metas los deditos en el enchufe”,… o por educación “no se come con los dedos”, “no se grita”, "no se pega"… Y a partir de los 2, “La querida adolescencia de los 2” la cosa se complica. Entre el “yo solito” y “no quiero” acabas loca. Y a medida que crecen sus argumentos para desmontarte son mayores. Y para darle más emoción, saben cómo hacer que papá y mamá se enfrenten. Son tan inteligentes que nos tienen el número cogido a cada uno, saben cuáles son nuestras debilidades y ahí que van.

Ante este panorama la teoría es muy clara, pero hay veces que, yo por lo menos fallo como madre-educadora. Un ejemplo, cuando el pequeño se ha quedado dormido, y al mayor le digo “venga, vamos a recoger que en 5 minutitos vamos a la cama” pueden pasar dos cosas, o que responda como esperas, recogemos de manera amigable, besito a papá y a soñar con los angelitos, o que empiece con el “no quiero”. Yo lo temo, es entonces cuando suavizas el ambiente y le animas a hacerlo contigo, pero levantas la vista del suelo y ves que ahí está, de brazos cruzados y “que no quiero ir a dormir”. ¿Qué haces? En mi caso, dejo de recoger para que él empiece pero es entonces cuando sabiendo lo que va a pasar, él lanza un grito “¡¡¡que no quiero!!!” y empieza a llorar. Peligro, me va a despertar al otro, estoy agotada, se va a liar, son ya las 21h y mañana le va a costar despertarse…total que acabo recogiendo yo…batalla perdida.

¿Qué haces en esos momentos delicados? Es difícil. Sabes lo que deberías hacer pero a veces los daños colaterales pesan más.

Supongo que a medida que se hacen mayores la cosa se hace más complicada, pero todo lo que vayamos consiguiendo ahora nos facilitará el día de mañana. Y está claro que ganarse el respeto de ellos no es a base de dárselo todo, pero tampoco nos hemos de imponer de manera drástica a todo con noes y límites excesivos, hemos de dejar que vayan construyendo su personalidad y que lleguen a tener criterio propio. Ayudarles a ser buenas personas el día de mañana, a ser respetuosos, que sepan manejarse bien ante la frustración.

Un abrazo


martes, 11 de noviembre de 2014

CAMBIO DE IMAGEN

¡Muy buenos días!

Hoy me he decidido ha lavarle la cara al blog y maquillarlo un poquito. Ya hacía tiempo que tenía ganas de un cambio de imagen... 



Ya sabéis que soy novatilla en esto, y que no tengo mucha mano, pero yo insisto que seguro que algo conseguiré.

Os quería pedir vuestra opinión, ya que sois vosotras y vosotros, los lectores, los que os tenéis que sentir cómodos leyendo.

Así que, ¿os animáis y me dais vuestra opinión? Para mi es muy importante.

Espero que os guste, y si no, se aceptan todo tipo de sugerencias.

Un abrazo!

viernes, 7 de noviembre de 2014

Controlados por el check azul

Mucho se está hablando estos días del doble check azul de Whatsapp. La verdad es que yo me enteré de la novedad ayer, tener a los 2 peques en casa enfermos no ayuda mucho a estar conectada con el mundo exterior.


He leído un artículo que me ha dejado un poco sorprendida, ventajas e inconvenientes del nuevo "check azul".

Pues vamos apañados si por algo así hemos de discutir! Y en varios artículos he visto que hablan de cómo desactivar este diabólico doble check azul.

Vamos a ver…desde mi punto de vista no hay para tanto. Es más, veo más ventajas que inconvenientes. Cuántas veces te quedas con la duda si habrá visto o no el último mensaje! Sobre todo cuando muchos estamos cogiendo, para mi, la mala costumbre de decirlo todo por este tipo de mensajes…y eso tiene sus riesgos: malas interpretaciones, errores… Y más, teniendo en cuenta que muchos abreviamos para ir más rápido, o nos dejamos preposiciones o artículos, y qué decir de las comas, que parece que están ahí tan rícamente, pero que pueden cambiar mucho el significado de la frase, por no decir que a veces cometemos errores ortográficos. Por otro lado, no siempre la culpa del malentendido la tiene el que envía, cuántas veces estamos en la calle, en el supermercado, en la farmacia, en el cole de los niños, en medio de una reunión… y echamos un vistacillo rápido al móvil, tan rápido que no nos hemos dado cuenta del contenido del mensaje, o incluso, a veces, vemos que tenemos un mensaje y nos decimos “luego lo contesto” y ese luego nunca llega.

Saber si el receptor lo ha leído o no, puede llegar a ser crítico. Imaginemos una situación tonta, le pedimos a nuestra pareja que vaya él a la compra antes de llegar a casa, incluso le mandamos la lista. Un check, vale ha salido el mensaje, 2 checks genial su móvil lo ha recibido, hasta aquí si no te manda un “ok” no sabemos si lo ha leído o no, te has de arriesgar, o esperas a que llegue a casa o te adelantas, seguro que te dice “lo siento cariño, no he visto tu mensaje, he estado muy liado”. Pero ahora no, si el doble check está azul podremos dar por hecho que lo ha leído, y ya no habrá escusa que valga.

Menos mal que esto no lo teníamos cuando mi marido y yo éramos novios. ¿Os imagináis? Primeras semanas de coqueteo, mensajito va, mensajito viene, y ese sufrimiento. "a ver si lo ha leído, ¿por qué no me contesta? ¿es que ya no le importo? ¿estará con otra?...¿lo hará a propósito?...¿le habrá pasado algo?” uy, quita, quita…menuda pereza. Y lo bonito que era mirar al móvil cada 10 minutos, por si acaso había algún mensajito suyo, y en cuanto veía el sobrecito en la pantalla se me ponía una sonrisa tontita en la cara…¡aix las cosas del querer!

Y por supuesto, esta novedad les vendrá muy bien a los papis de adolescentes que empiezan a salir... (pobres, nosotros lo teníamos más fácil, pero eso queda entre nosostros).

La verdad es que cada vez tenemos menos intimidad, y libertad no digamos. ¿Dónde está el límite? No lo sé. Lo que está en nuestras manos es como nos tomamos las cosas, así que calma, y si el asunto es muy importante, llama.


Un abrazo

jueves, 6 de noviembre de 2014

Mi Post Perdido

Soy novatilla en eso del mundo 2.0. y de hecho, no soy muy hábil con la tecnología, lo justito para ir tirando. Así que no me extraña que me pasen cosas raras, a veces tengo la sensación que en mi ordenador viven duendes juguetones que a veces me hacen desesperar (cada vez menos, eso si).



Ayer viví una de esas situaciones un poco surrealistas. Me di cuenta que uno de mis post había desaparecido, estuvo colgado más o menos una semana, de hecho fue leído (espero que por alguna de vosotras ;) ). Me quedé muy sorprendida ya que no podía entender qué estaba pasando. Lo compartí en Google+, Facebook, Twitter… como de costumbre, lo comprobé y ahí aparece el link del post…comprobé y me dirigía a una página de mi blog donde aparece el siguiente mensaje:

La página que estabas buscando en este blog no existe.

Me quedé muy sorprendida¡¡¡ ¿pero qué ha pasado?!!! Estuve dando vueltas y vueltas y no encontré respuesta. Hoy la posible respuesta me la ha dado Michele de Diario de Mujer. Gracias, gracias y gracias. Creo que has dado en el clavo, sino es así…no entiendo na de ná. Resulta que estuve cambiando cositas del blog, he decidido abrir una página nueva dentro del blog para hablar de otros temas, en este caso de recetas facilísimas y rápidas (por supuesto ricas). La cosa es que posiblemente al hacer cambios el sistema haya borrado el post, de hecho yo lo tenía como entrada y ahora está como página en estado borrador.

Me sabe mal porque me gustaba el post, y obviamente el dichoso Murphy rondaba cerquita. Tengo la costumbre de escribir en Word y luego con un sencillo “copia y pega” lo paso al blog…¿qué pasó esta vez? Pues sí, lo escribí directamente, así que no tengo copia.

Para los que os habéis dirigido y no habéis encontrado nada, reflexionaba de cómo cambia la cosa cuando tienes hijos. Hay etapas un poco esclavas, que no tienes tiempo para nada. Y cuando consigues disfrutar de unos minutillos de calma, un simple café, ir al baño sin que te sigan, charlar con una amiga por teléfono sin interrupciones del tipo “¿quién es? Quiero hablar”, ponerte mascarilla en el cabello… se convierten en un auténtico placer. Son pequeñas cosas que antes eran cotidianas, que de repente se convierten en un auténtico lujo. Y cuando puedes disfrutar de ellas…mmmmh las disfrutas con mucha intensidad, y luego te quedas como nueva.

Conclusión, todo con copia, que nunca se sabe. Y luego está claro, se aprende probando, equivocándose, preguntando. Espero que la próxima vez que me atreva  a toquitear, no tenga este tipo de consecuencias.

¿Os han pasado este tipo de cosas, o sólo me pasan a mi? Si es así, tendré que replantearme alguna cosa.


Un abrazo