lunes, 17 de noviembre de 2014

Mamá hoy está triste

No sé qué me pasa…será que hoy estoy triste. Hace mucho tiempo que no me sentía así… También es cierto que hace mucho que no tenía tiempo para mí, para oír mis propios pensamientos.

Ilustración del libro El Monstruo de los Colores. Ed. Flamboyant

Me he dado cuenta que soy lo que antes de ser madre decía que no sería. La típica mamá que vive por y para sus hijos, que prefiere estar con ellos a dejarlos un par de horas para ir al gimnasio (antes en mi cabeza no cabía poder vivir sin ir 3 días a la semana al gym), que prefiere ir de compras para ellos a mirar cosas para mí (con lo que tengo voy tirando), que hace primero todo lo de los demás y luego, si queda tiempo lo mío, como salir a la calle y siempre dejarme lo mío…cualquier día salgo en pijama… Una serie de cosas que las hago por amor, porque me sale hacerlas así, no es ni mejor ni peor, pero que a veces pasan factura.

He intentado ir a correr, pero siempre pasa algo, y la verdad, el estar aún con la lactancia no ayuda, y además, saber que están ahí mis tres chicos y yo sola…pues no sé, como que prefiero estar con ellos…ya ves.

No sé qué me pasa…llevo demasiados días, ya va a hacer 13 meses durmiendo poco, y eso me sienta muy mal. Al principio a la gente cercana le sabe mal, le das lástima he intentan compensar un poco tu agotamiento, luego parece como que te has de ir acostumbrando, y no. Yo tengo días de todo, días que me siento supermamá puede con todo lo que le echen, y días que me arrastro, que siento que en mi cuerpo no queda energía ni recursos en mi cabeza para hacer frente a cosas cotidianas.

Ilustración del libro El Monstruo de los Colores. Ed. Flamboyant

Igual estoy cansada, no sé, pero este cansancio me hace sentir triste, tengo ganas de acurrucarme y taparme con el edredón y dejar que pase el día, despertar y que sea mañana, y verlo todos con mis ojos de supermamá. Hoy no puedo. Tengo ganas de recoger a los niños a las 16:30 y que me abracen, pero a saber de qué humor salen hoy. Y que llegue mi marido y sin decirme nada me abrace y no me suelte.

Hoy quiero ser yo la que recibe cuidados y mimitos, quiero abrazos y besos, quiero dejarme llevar y no ser yo la que dirija la orquesta…una postura caprichosa quizá, pero así me siento hoy…

Siempre hay un detonante, quizá fue una discusión como tantas otras que tenemos los padres, quizá fue lo que él dijo, o lo que yo dije…quizá, no sé. Me siento que fallo, que la relación de pareja es difícil, que no puedo con todo, hoy no…soy la sombra de lo que fui.

Y quiero meterme en la cama, esconderme.

¿Por qué estoy así? Tengo unos hijos y un marido maravillosos que amo con locura , un proyecto a punto de despegar…Será el cansancio, la falta de sueño…espero. Y encima, soy de tener pocas amigas, y por cosas de la vida, las 3 están fuera de mi ciudad, y hoy las necesito. Necesito un abrazo, un “no pasa nada”.
Supongo que todas tenemos días así… ¿os pasa? ¿qué hacéis para solucionarlo?

Perdonar hoy mi poca gracia.

Un abrazo


No hay comentarios:

Publicar un comentario