martes, 30 de junio de 2015

Mi nuevo Proyecto

En el post anterior os comentaba que he estado trabajando en mi nuevo proyecto.  Ya os conté que 3 días antes de dar a luz a mi primer hijo, de esto ya hace 3 años y medio, me comunicaron la intención de despedirme cuando se acabara la baja maternal…y así fue. La angustia vivida, el estrés, la revolución hormonal del posparto…en fin, os podéis hacer a la idea. Desde entonces, aunque he aprovechado para tener a mis dos hijos y para dedicarme a ellos, he estado buscando una salida laboral. Mi pequeño T a raíz de un virus que cogió con 2 meses de edad, coge muchas bronquitis, y necesito estar ahí, y siendo 2 peques tan seguidos, cuando no cae uno cae el otro. En fin, que he estado mucho tiempo dándole vueltas, yendo a sesiones de formación, a cursos…y finalmente mi proyecto ha cogido forma!!

Os presento a Pequetones (www.pequetones.es) mi tienda online de juguetes. Ya sabéis cómo es esto…si quieres competir por precio la cosa se complica con las grandes superficies que pueden hacer unos descuentos de escándalo. Así que me he centrado, de momento en 3 marcas: Step2, Axi y Cougar. En mi tienda tengo casitas de madera que son de ensueño (me hubiera encantado tener una de niña), o de plástico, cocinitas, areneros,… juguetes grandes, de calidad y con valor juego.

www.pequetones.es

No me interesa ni quiero promocionar la tienda aquí, este lugar es para hablar de otras cosas, como lo que supone para mi embarcarme en este proyecto. Le he puesto mucha pasión y cariño, pero he de confesaros que el miedo va y viene…menuda aventura… Cuando no domino un terreno suelo ponerme nerviosa, pero lo dominaré.

Mis ganas de aprender son tremendas, espero hacerlo bien y crecer en este nuevo sector para mi. No sé si soy valiente o inconsciente. Pero siempre he pensado que para ganar hay que arriesgar. Obviamente quiero ganar dinero (sino sería de locos) pero quiero encontrar el equilibrio, y poder estar cerca de mis hijos. Es una apuesta…ojalá en unos meses pueda decir que la cosa va bien.
Romper con un pasado laboral y cambiar de sector no es fácil, y más si encima pasas a ser autónoma. ¿A ti te ha pasado? ¿Lo has vivido con cierto “miedo” (ese “miedo” bueno)?

Aixxxx….a ver qué pasa, y como lo llevo con los peques.

Un abrazo, y gracias por visitarme.


viernes, 26 de junio de 2015

Me he vuelto a reencontrar

Me he vuelto a reencontrar. Después de muchos meses puedo a decir que vuelvo a ser yo… aunque aún me queda.

La maternidad es preciosa, pero no te voy a engañar, también tiene aspectos difíciles. Tener dos niños seguidos dicen que está muy bien, los míos se llevan 23 meses, y desde mi punto de vista, los primeros 18 meses han sido duros. Claro que todo depende de cómo sean los peques y de cómo lo lleve la pareja. En mi caso tenemos dos soletes, muy buenos pero niños con sus rabietas, sus celos, sus llamadas de atención, pasando las fases propias del desarrollo de un niño sano. Pero el pequeño ha dormido fatal.

Mi pequeño T ha mamado hasta los 18 meses, jamás pensé darle durante tanto tiempo el pecho, no por nada, sino porque el mayor a los 6 meses decidió él solito dejar la lactancia. La diferencia entre ambos es que al pequeño nunca le gustó el chupete, y por lo tanto los biberones ni verlos!!! Sólo el pecho de mamá, que pasó a ser fuente de alimentación y chupete. No me arrepiento de nada, pero a mí me ha afectado, debo reconocerlo.

He estado 18 meses sin dormir más de 2 horas seguidas, sólo recuerdo 3 noches en tantos meses donde he podido dormir un máximo de 4 horas seguidas. T mamaba cada hora y media-2 horas, tomas muy cortas pero muchas, algunas por el mero hecho de estar junto a mamá, y otras para alimentarse. Estaba hecho una bolita, la frase  “¡pero que bien lo estás criando!” la he oído muchas veces, como si el alimentarlo tan a menudo fuera cosa mía.

Consecuencias: he estado irritable, agotada, sin recursos mentales para hacer frente a cosas cotidianas, me desbordaba por cualquier tontería, semideprimida… Y al final lo pagaban mis hijos y mi marido. Mi mal humor, mi poca paciencia…podrían haber provocado algo grave en mi familia, menos mal que los cimientos son fuertes. Ahora me da pena pensar que podría haber disfrutado de otra manera, pero no podía, estaba agotada y mi YO, estaba ahogado.



Durante meses no he pensado en mí, la maternidad ha sido mi prioridad y estoy orgullosa de ello. Lo primero ha sido cubrir las necesidades de mis hijos, la casa y formarme para desarrollar un proyecto profesional (ya os lo contaré). Jamás hubiera pensado que yo sería de este tipo de mujer, ni mejor ni peor. Yo que disfrutaba de hacer deporte, hice mis intentos, pero el agotamiento y el estar con los niños pudo más. Yo que no salía de casa sin rímel en las pestañas, he llegado a salir de casa sin peinar, yo que siempre iba con mis tacones para estilizar la figura, ahora prima la comodidad y ser práctica…

A los 18 meses del pequeño T decidí que era el momento de volver a ser yo, me echaba de menos…y echaba de menos a mi pareja, la gran olvidada durante estos meses. Decidí tomarme las pastillas para dejar de producir leche ya que ir reduciendo tomas no funcionó, y si me negaba a darle pecho me pegaba o se las apañaba para llegar a su objetivo. En fin, las tomé y al segundo día el pequeño T sólo se despertó 1 vez y a las 6 de la mañana!!! No me lo podía creer, él que se despertaba entre 5 y 7 veces cada noche…

Ahora me he vuelto a reencontrar, siento mis necesidades y me escucho. Ahora soy yo, capaz de controlar, capaz de pasar por alto tonterías, capaz de ver el vaso medio lleno y no medio vacío.



La maternidad es preciosa, es un regalo de la vida que hay que disfrutar, pero también tiene sus cositas.

Otra consecuencia ha sido abandonar mi blog, ahora lo retomo con muchas ganas, espero poder compartir contigo muchas cosas. Lo dejé de lado porque me provocaba estrés, quería dedicarle tiempo que no tenía.

No sé si me he explicado con claridad, es algo muy íntimo, pero seguro que me has entendido.

Gracias por pasarte por aquí.