miércoles, 29 de julio de 2015

Miércoles Mudo- Días de parque

Demamis, días de parque

¿Será demasiado para él?

Nada más acabar el curso apunté a mi hijo mayor a un casal de verano. Tenía mis dudas porque no sabía si iba a ser demasiado para él, si la edad era un inconveniente (3 años y medio), si iban a ser muchas horas, si el no dormir la siesta sería un inconveniente, si le gustaría la comida… 

Por otro lado, sentía la necesidad de pasar con él todas sus vacaciones, pero son tan largas y yo tengo tantas cosas que hacer que no lo veía muy factible, la verdad. Además sabía que se acabaría aburriendo conmigo. Todavía es pequeño y no sabe entretenerse mucho rato solo.

Ha estado yendo durante 4 semanas, y os puedo asegurar que la experiencia ha sido muy positiva para él. Podrían haber sido 6 semanas, pero lo vi muy cansado al final.

El cole de P nos presentó la propuesta para este verano. Nada más empezar la presentación del proyecto vi claro que era ideal para él. Además, también se apuntaron 4 compañeros de clase, entre ellos su amigo del alma.  Lo organiza desde hace años una escuela de música, y el hilo conductor de las actividades y del día a día es la preparación de un musical.

El Secreto de la Selva


Creo que es importantísimo encontrar una actividad adecuada para la edad de nuestros hijos, y que cubra sus necesidades y gustos. Tenía claro que si el tema iba de deportes (fútbol, baloncesto, tenis…) la cosa acabaría rápido por petición del pequeño. A P le encanta expresarse, hablar, cantar, bailar, hablar, hablar… Así que esto pintaba muy bien!

Cada día tenían una actividad principal, piscina, juegos de agua, excursión (todo el día), espectáculo y actividades varias.

Sábados y Domingos lo primero que hacía al despertar era preguntar “¿qué toca hoy, mami?”, lo cual me indicaba que estaba contento. Eso sí, la criatura acababa agotada… antes de las 21h ya estaba en la cama.

Si la diversión se cuenta a través de lo sucio que llega a casa, puedo afirmar que un 10/10 en cuestión de diversión…al final, opté por dejarle 3 camisetas de quita y pon para estos menesteres, no he podido devolverlas a su color original…y mira que he probado potingues!!

Los jueves de 17 a 18:30 (aprox.) hacían su espectáculo para padres, abuelos, tíos…menudos espectadores! Desde luego, nada como ir a ver a tu pequeño, menudo calor hemos pasado cada semana, en plena ola de calor, imaginaros salir de casa a las 16:15h, con toda la solana cayendo, con prisas por no llegar tarde (menuda decepción se llevaría P si no me ve al salir al escenario), y para colmo sentarte al sol porque el evento era en el patio de un cole, y claro está, la parte soleada era para los padres.

He de deciros que la puesta en escena era fantástica, centenares de niños de diferentes edades, las monitoras transmitiendo una energía a los niños brutal, no es porque yo sea la mamá de uno de ellos, pero jamás me hubiera imaginado algo así. Las canciones del musical preciosas, ¡ahora las cantamos todos en casa! Los disfraces se iban montando semana a semana, ver la evolución ha sido muy chulo.

A P le ha ido muy bien, ha ganado en autonomía y en vocabulario. El hecho de haber realizado tantas actividades nuevas para él, en un contexto diferente, juntarse con niños más mayores, ir de aquí para allá, estar con monitoras nuevas…le ha ayudado a crecer. Es curioso como 4 semanas pueden aportar tantas cosas!! Hasta lo noto más brutote…será que mi bebé mayor ya no tiene nada de bebé, por más que yo me esmere en retenerlo.

Estamos contentos de que haya participado, por más que nosotros nos hubiéramos organizado, no podríamos haberle dado tanta actividad y experiencias nuevas…y son tan largas las vacaciones!!! Lo malo de estas cosas es el dineral que cuestan, no quiero pensar qué haremos cuando el pequeño T deje la guardería…

Y vosotros, ¿cómo os habéis organizado?

Un abrazo


domingo, 26 de julio de 2015

Mami, estoy enamorado.

Ayer, lo primero que me dijo al despertarse mi hijo mayor (algo más de 3 años y medio) fue: “Mami, estoy enamorado de tu”… Casi le borro su preciosa cara a besos!! Es la primera vez que me dice algo así, cada día nos decimos que nos queremos, en nuestro código, frases nuestras que hemos ido construyendo (gramaticalmente incorrectas pero con muuuucho significado para nosotros).

Os podéis imaginar la energía que me dio ese “estoy enamorado de tu”. Sé que el significado no es literal (ni lo espero), él aún no entiende de eso, pero sí sabe que es algo bonito, que va relacionado con las emociones, con el amor, con el cariño… Para mí fue un mami te quiero mucho.


Desde que nacieron les digo cada día lo mucho que les quiero, a veces pienso que soy un poco empalagosa, pero sé que llegará un día que no querrán tantos mimitos, o que les dará vergüenza, así que ahora me aprovecho!

Me gusta que ellos, bueno él, porque mi pequeño T apenas habla (aunque cuando me dice “maaaami” y tuerce la cabecita y me mira achinando sus ojitos sé que me quiere decir algo así como “mami, te quiero”) exterioricen sus emociones. Creo que es muy importante para su futuro. Estarán más en paz consigo mismos si de adultos hablan de ellas abiertamente. Hay adultos que se avergüenzan o sonrojan si hablan de amor, de pena, de miedo, de ira…(como si fueran tabús). Ocultan sus emociones porque posiblemente no les hayan enseñado a exteriorizarlas como algo normal.

Tengo dos niños, y me gustaría que cuando sean mayores si están tristes me lo cuenten a mi o a quien quieran, si sienten la necesidad de llorar lo hagan sin vergüenza …eso de los chicos no lloran, pasó a la historia.

Pero ojo! Que eso no quiere decir que no quiero que sean fuertes, bien al contrario. Quiero que sientan sus emociones sin represión y las entiendan para que sean más fuertes. Conocerse a uno mismo (las debilidades y las fortalezas), nos ayuda a crecer, a confiar en nosotros y a no tener miedos. Son muy pequeños todavía, es un largo trabajo que requiere tiempo y no sé si siempre estaré a la altura.

El conocimiento académico lo irán adquiriendo con el tiempo, en la escuela, en el instituto, en la universidad (si quieren)… mamá y papá iremos ayudando en su aprendizaje y le facilitaremos los recursos necesarios.

A veces confunden términos, y es cuando me muero de la risa. Como vio que sus palabras tuvieron tan buena respuesta por mi parte, por la tarde repitió la frase pero esta vez cambió una palabra, enamorado por embarazado, “mami, estoy embarazado de ti”. Disimulé mi risa para no molestarle, pero no pude evitar la sonrisa. Le expliqué que sólo las mamis están embarazadas cuando tienen un bebé en la barriga, me miró y pareció satisfecho con la explicación.

Esta etapa es tan bonita…aunque también oigo a menudo el “mami mala, mami tonta”, posiblemente la falta de vocabulario, o de saber expresar sus frustraciones o enfados hacen que reaccione así, no pasa nada, en la medida de lo posible le ayudo a salir de su enfado y entenderlo (difícil tarea, a veces)





¿Cómo os quedáis después de sus muestras de cariño? Yo feliz de la vida, me encanta!

Un abrazo ;)



miércoles, 22 de julio de 2015

Miércoles Mudo- Lo conseguí solito

MM- Lo conseguí solito

sábado, 18 de julio de 2015

A mi hijo lo riño yo

Yo no sé lo que pensáis, pero a mí me molesta mucho cuando estoy en un parque y veo una mamá-abuela-canguro-loquesea que de repente se pone a reñir a mi hijo.




Vamos a ver, los niños (hablo de edades entre 3-5 años) aprenden muchas cosas en el parque, los más pequeños empiezan a interactuar con otros niños de su edad, están aprendiendo reglas sociales, como hacer cola para subir al tobogán o columpio, respetar el turno, tener cuidado de no hacer daño a los demás, dejar los juguetes, pedirlos por favor y dar las gracias… es una experiencia muy enriquecedora y que les ayuda a ser más personas.

Mi opción es dejarles espacio, me encanta observarles, me gusta ver como solucionan los pequeños conflictos que les surgen (ahora me toca a mi, no me empujes, estoy jugando yo, ¿me dejas la pala porfa?...). No digo que sea la mejor opción, pero es la que yo he elegido, y respeto la de los demás.


Suelo estar atenta, y digo suelo porque vigilar a un peque de 21 meses y a otro de 3 años y medio tiene su miga. Me gusta intervenir cuando considero que hace falta, esto es cuando se puede hacer daño, él u otro, cuando le he de reñir, cuando le he de felicitar por una buena acción, o cuando veo que un conflicto puede ir a más. Pero jamás riño a otro niño, para eso está su cuidador/a. Y me molesta mucho, cuando veo a la típica cuidador/a que la ves toda la tarde enganchada al móvil, y de repente sin haber valorado nada salta a reñir al mío o a otro que no es el suyo. Pero vamos a ver, sabes lo que ha pasado? Curiosamente, éstas son las que nunca riñen al suyo cuando tira arena a los otros en la cabeza, a se cuelan… En fin, que me molesta y lo tenía que decir. Y me molesta porque yo sí que vigilo y cuido de mis hijos en el parque.

Es muy interesante ver como los peques resuelven sus conflictos, nos necesitan, sobre todo para entender sus emociones y dominarlas cuando es necesario, también para que les expliquemos el porque de las cosas, o las normas. Y una reflexión, observándoles un adulto puede aprender muchas cosas, como lo sencillo que puede llegar a ser la resolución de algunos problemas o la poca importancia que tienen algunas cosas.

Cada niño tiene unos papás que han de decidir cuál es la línea de educación que quieren seguir y cómo llevarlo a cabo, pero con su hijo, no con los demás. 

Y luego está otro tema, cómo les llamamos la atención a los niños. Yo, he decidido no llamarlo “malo”, “feo”, “tonto”, y no consiento que ningún adulto le llame la atención y se dirija a él en unos términos o tono que no comparto. Ya está su madre para corregirle y regañarle, en el caso que considere que es necesario. Y si me he perdido algo, que me lo diga a mi o intervenga con respeto.

Y tú, ¿cómo lo ves? ¿has vivido esta situación?

Un abrazo


miércoles, 15 de julio de 2015

MIÉRCOLES MUDO: Mira qué bien!

lunes, 13 de julio de 2015

EL RETO DE LA PACIENCIA II Parte

Hoy sigo con mi explicación del programa El RETO DE LA PACIENCIA que puedes seguir desde http://edukame.com/reto/el-reto-de-la-paciencia.

El quinto reto: Usar preguntas que promuevan la colaboración de tus hijos.

Y es que no nos damos cuenta, pero nos pasamos el día dando órdenes a nuestros peques, son necesarias en muchos casos, pero a veces no me extraña que no nos hagan caso (los míos tienen un don para hacer ver que no me oyen…y a mí me saca de quicio, y os confesaré que me aburro de oírme siempre con el mismo discurso…que madre más plasta!).
Así que estoy haciendo caso al equipo de Edúkame y estoy cambiando la manera de dirigirme a ellos. A los peques les encanta colaborar y que se les tenga en cuenta, y más si después de una acción bien hecha les apremias con palabras cariñosas.


El sexto reto: Pedir un favor a alguien.

He de confesaros que este me ha costado más que los anteriores, ya ves tú… Y pensando, pensando, me he dado cuenta que delegar me cuesto mucho. No es que piense que los demás lo van a hacer peor, no es eso, es mi sentimiento de responsabilidad… que a veces lo detesto. Me cuesta mucho dejar a los niños con sus abuelos para dedicarme tiempo para mí o para mi pareja. Lo he intentado, un ratito, y la verdad es que ha ido muy bien. Los abuelos fueron a recoger a los niños a la guarde y al casal de verano y se quedaron con ellos en el parque, así mi marido y yo aprovechamos para realizar unas gestiones con más calma. Qué gustazo, pudimos hablar sin interrupciones, y el tiempo nos cundió muchísimo. Y lo mejor de todo, sin nervios!!


El séptimo reto: Liberarse de los pensamientos negativos.

Este reto lo llevo practicando algún tiempo, al principio has de fijarte bien en tus pensamientos y evitar los negativos, pero con el tiempo vas cambiando la actitud… parece que hay cosas que sí se pueden cambiar. Creo que este punto es de los más interesantes, y además engloba los puntos anteriores, y los niños lo notan. Esta mami sí que mola!!




Como veis son ejercicios cotidianos, llevaderos, y fáciles. Basta con detectar tus impulsos y cambiar la manera de actuar ante ellos.
Si tú estás bien, parece que hasta ellos se portan mejor…todo fluye de manera más fácil ¿no te parece?

Gracias a la propuesta de Edúkame, realmente interesante y útil. A veces, el ritmo del día a día es tan rápido que no tenemos tiempo para reflexionar, este tipo de ayudas van muy bien para hacer un pequeño parón y aprender, crecer y mejorar.

Por cierto, si seguís el reto os bonifican con material muy útil e interesante.

Espero que os sea útil. Un abrazo




viernes, 10 de julio de 2015

EL RETO DE LA PACIENCIA I Parte

Hace unos días conocí el programa EL RETO DE LA PACIENCIA de Edúkame.

Me ha encantado conocer el trabajo de este equipo de profesionales especializados en educación emocional, y muy sensibilizados con la relación padres-hijos. El equipo está formado por  expertos en educación emocional, pedagogía, educación infantil, orientación familiar, terapia Gestalt, lo que me da mucha confianza.



El Programa EL RETO DE LA PACIENCIA consiste en un plan de trabajo de 7 días, cada día te proponen el reto de ese día, sólo te ocupa 5 min., aunque depende del número de veces que necesites usar lo que te proponen, pero de verdad que no es nada duro, al contrario, son estrategias para ayudarte a canalizar el estrés, el cansancio, el mal humor… Digamos que te dan herramientas para cambiar una respuesta tuya por otra que te libera del estrés y malhumor y te ayuda a afrontar el día a día mucho mejor (a ti y tus peques).

El primer reto: Dejar las prisas a un lado, e ir al ritmo que nos marcan nuestros hijos.
Este para mi fue el más impactante, tengo por naturaleza (o por vivir en una gran ciudad) la manía de ir rápido, salgo de casa corriendo, ando rápido como si fuera a perder el tren.. Así que ir al ritmo de los peques para ir al casal de verano necesitó que me mentalizara muy mucho. Salimos de casa antes de lo normal, fuimos andando, charlando, parándonos para ver una grúa, un bichillo que estaba en el suelo, nos paramos varias veces a recoger la gorra que se la caía al mayor… La sensación fue rara, me adapté a ellos y disfruté, dejé de lado mi impulso de correr y disfruté del camino. Pude apreciar pequeñas cosas que hasta ahora me habían pasado desapercibidas.

El segundo reto: Descargar la Rabia.
Alternativas que nos ofrecen: gritar al aire, botar una pelota, dar palmadas, golpear cojines o cantar en voz alta. Debes hacer una de estas acciones al menos durante 5 minutos encerrada en una habitación, cada vez que necesites liberarte de la tensión y de los enfados.

Yo opto por cantar en voz alta, me he dado cuenta que sólo me salen canciones infantiles…igual debo dedicar un poquito de tiempo a la música que me gustaba oir antes de ser mami. 

La verdad es que si estás atenta a tus emociones es fácil ver cuándo vas a explotar, antes de esto, evita el desastre y grita, bota la pelota, da palmas, golpea cojines o canta…sienta de maravilla y tus peques te lo agradecerán.


El tercer reto: Libérate de una tarea que tenías programada.
Vamos cansadas, esa es una realidad. Tenemos muchas cosas que hacer, los niños, la casa, el trabajo… Todo esto también nos quita paciencia, y afecta a nuestros niños.

Yo decidí saltarme alguna lavadora, ya ves tu que tontería…Ahora en verano cabe más ropa porque es más finita y las prendas de los niños son más pequeñas. Opto por llenar bien la lavadora, y así algún día me libro de tender, luego doblar, planchar, guardar…

Y mira, unos minutitos que tengo de más para jugar con los niños, hacerles cosquillas, bañarnos juntos…disfrutar relajada y sin estrés.

El cuarto reto: Cadena de risas. Consiste en hacer reír a alguien y que él/ella siga la cadena de hacer reir. La risa es liberadora de tensiones, sienta de maravilla reir. Pruébalo.

El resto de retos os lo cuento en el siguiente post…me quedan retos por cumplir.

Espero que os haya sido útil, y si os animáis, os gustará.

Gracias Edúkame.

Un abrazo a todos.



miércoles, 8 de julio de 2015

Miércoles Mudo, Igual que ahora

MM Demamis, como ahora...

lunes, 6 de julio de 2015

Una experiencia enriquecedora

Acaba una etapa. Nos mudamos, por fin! Llevo 39 años viviendo en Barcelona ciudad, toda mi vida!! Por los niños y, por la insistencia de mi marido (que quede claro) nos vamos a vivir fuera. No entraba en mis planes, pero después de mucho buscar por Barcelona un piso más grande para los 4, encontramos lo que queríamos fuera. Estoy muy ilusionada, hasta ahora vivíamos en el piso de soltero de mi marido, hemos estado muy bien, pero ya no cabe nada más…los niños crecen y su ropa es más grande, en verano bien, pero en invierno que si abrigos, botas, chándal del cole, etc etc…es imposible. Así que nos mudamos a un piso más grande y en una zona más verde. Ideal para los niños.



Estos últimos meses están siendo bastante estresantes, tengo muchos frentes abiertos: proyecto pequetones.es , guardería para T, colegio para P, pensar en la mudanza (que no queda nada)…en fin, un sinfín de cosas.

Me da pena cambiar a P de cole, y eso que cuando empezó P-3 me disgustó muchísimo saber que no entraba en ninguno de los 4 coles que solicité. Le asignaron un cole que jamás nos habíamos planteado, y eso que está a 3 minutos de casa, pero ya sabes, que si te cuentan un rumor, que si te dicen no sé qué…. Pensamos que dejarnos llevar por los rumores no era nuestro estilo, íbamos a probar ¿Y cuál fue nuestra sorpresa? Que en ningún lugar hubiera estado mejor. Y ¿lo que hemos aprendido? Pues que la gente está cargada de tonterías y prejuicios. Es un cole que por estar en el barrio donde está tiene un nivel de emigración muy alto, ¿Y? Pues eso parece ser que hace que el nivel del cole sea (o fuera tiempo atrás) más bajo. Pues bien, yo no sé el nivel académico de mi hijo, tiene 3 años y medio, y tengo claro que hasta primaria ha de asimilar unos conocimientos básicos, pero ante todo debe ser niño y jugar. Y si aprende jugando mucho mejor. Mi hijo ha estado feliz, por cómo me hablaba sé que se ha sentido querido, iba contento cada día, sus maestras, profes y a veces (cuando hacía falta) madrazas con sus alumnos, y la clase variada, como la vida misma. La variedad nos ha enriquecido a todos. Y digo a todos, porque para mi ha sido una experiencia enriquecedora y bonita. El perfil de mamis no era con el que yo estaba acostumbrada a rodearme, y te digo una cosa, he descubierto a verdaderas luchadoras que me han enseñado muchas cosas.

Por mucho que se empeñen en decirnos que estamos superando la crisis, yo creo que no es cierto. Y lo peor de todo es que quedarán muchas familias afectadas durante mucho tiempo, porque los daños provocados costarán mucho de solventar. Mujeres que han quedado fuera del mundo laboral, con poca formación, en algunos casos separadas de sus maridos porque los problemas económicos han traído otros problemas, emigrantes que han buscado un mundo mejor y lo que ven aquí no les da mucha esperanza…

He conocido varios casos más a fondo, y como adulta ves dos caras de la misma moneda, por un lado, las miradas de preocupación de esas madres luchadoras (no hablo de padres porque en estos casos están ausentes, pero haberlos los hay) que intentan salir adelante mes a mes, y por otro, las miradas llenas de ilusión y ganas de jugar de sus hijos.

Cuando pones cara y nombre al sufrimiento la empatía es mayor, y duele pensar en esas familias, en esas madres que viven cerca de nosotros pero que hay noches que no tienen qué cenar para que a sus pequeños no les falta de nada, a esas madres que no entienden como llevando la vida que llevaban, ahora van los jueves a Caritas a recoger alimentos, y te dicen con lágrimas en los ojos que les da vergüenza o que no quieren que sus hijos se enteren…

Esta experiencia me ha hecho crecer, he salido de mi burbuja y he visto lo que hay fuera. He aprendido también a no juzgar, porque es muy fácil juzgar a la madre que te dicen “esa bebe”, pero ¿porque? ¿Alguien se ha preocupado por ella?



En este cole la ropa pasa de unos niños a otros, la solidaridad es enorme, se hacen redes de mamás para ayudarse unas a otras…y estoy feliz de haber podido vivir esta experiencia. Si hubiera seguido en mi burbuja no habría conocido personas tan ricas en solidaridad.

Un abrazo


viernes, 3 de julio de 2015

Mi segundo Evento Madresfera

Ayer acudí a la presentación del II Estudio de la Blogosfera Maternal en Español, realizado por Madresfera y Best Relations.

Qué os puedo decir, me encanta participar en estos eventos. El contenido es siempre interesante, y poner caras a bloggers que sigues, o lees, o comentas, es emocionante. Además, Madresfera siempre nos cuida muy bien!!

Demamis, Evento Madresfera


Se han sacado conclusiones y datos muy interesantes, por eso los voy a compartir con vosotras. Por ejemplo, la mitad de los blogs de maternidad colabora de forma regular con marcas (yo aquí me he de poner las pilas), cifra que va en aumento, y poco a poco  va incrementando el número de colaboraciones remuneradas. Cerca del 15% tiene el blog como actividad profesional (este dato es más alto en otros sectores de la blogosfera).

Conclusiones del perfil de blogger: Entre 30 y 39 años (70%), 1 hijo (50%), Estudios Universitarios o de Tercer Grado (72%), Trabajo por Cuenta Ajena (47.7%), En Paro o al Cuidado de la Familia (30,6%) y el 20% Autónoma o propia empresa.

La blogosfera maternal es joven, el 47% de los blogs no pasan los 2 años de edad. Motivos por los que creamos nuestros blogs:
  • -          74% Compartir Conocimientos
  • -          32,8% Vía de desahogo
  • -          28,4% Relación con otras madres
  • -          7,5% Obtener Ingresos


Qué hemos de mejorar:
  • -          Formación en SEO
  • -          Expansión al ámbito audiovisual (canal Youtube)
  • -          Gestión del Tiempo
  • -      Incorporación de los padres a la blogosfera maternal, aunque los hay, como Y Papá También


Acudir al evento me ha venido muy bien, y ahora os hablo como Paloma, mamá de dos pequeños juguetones y revoltosos. Ha sido como una inyección de motivación y entusiasmo. El día a día es duro, cuando tienes los hijos pequeños ya sabes que el dormir y descansar bien escasea, que en casa no se para nunca es una realidad, y que dedicarte a lo que a ti te gusta a veces no es posible. Yo no sé si os pasa, pero el día a día, a veces me lleva a aislarme en mi hogar y con mis peques. Y ver que hay otras mamis como yo, que han pasado o pasan por lo mismo que yo y que llevan su blog al día (entenderme, no hablo como víctima, que lo que me pasa es precioso y estoy muy orgullosa), me ayuda a coger las ganas que a veces se ven ahogadas.

Gracias Madresfera por invitarme al evento.

Un abrazo


miércoles, 1 de julio de 2015

Miércoles Mudo: Compañerismo

Demamis, Compañerismo