sábado, 18 de julio de 2015

A mi hijo lo riño yo

Yo no sé lo que pensáis, pero a mí me molesta mucho cuando estoy en un parque y veo una mamá-abuela-canguro-loquesea que de repente se pone a reñir a mi hijo.




Vamos a ver, los niños (hablo de edades entre 3-5 años) aprenden muchas cosas en el parque, los más pequeños empiezan a interactuar con otros niños de su edad, están aprendiendo reglas sociales, como hacer cola para subir al tobogán o columpio, respetar el turno, tener cuidado de no hacer daño a los demás, dejar los juguetes, pedirlos por favor y dar las gracias… es una experiencia muy enriquecedora y que les ayuda a ser más personas.

Mi opción es dejarles espacio, me encanta observarles, me gusta ver como solucionan los pequeños conflictos que les surgen (ahora me toca a mi, no me empujes, estoy jugando yo, ¿me dejas la pala porfa?...). No digo que sea la mejor opción, pero es la que yo he elegido, y respeto la de los demás.


Suelo estar atenta, y digo suelo porque vigilar a un peque de 21 meses y a otro de 3 años y medio tiene su miga. Me gusta intervenir cuando considero que hace falta, esto es cuando se puede hacer daño, él u otro, cuando le he de reñir, cuando le he de felicitar por una buena acción, o cuando veo que un conflicto puede ir a más. Pero jamás riño a otro niño, para eso está su cuidador/a. Y me molesta mucho, cuando veo a la típica cuidador/a que la ves toda la tarde enganchada al móvil, y de repente sin haber valorado nada salta a reñir al mío o a otro que no es el suyo. Pero vamos a ver, sabes lo que ha pasado? Curiosamente, éstas son las que nunca riñen al suyo cuando tira arena a los otros en la cabeza, a se cuelan… En fin, que me molesta y lo tenía que decir. Y me molesta porque yo sí que vigilo y cuido de mis hijos en el parque.

Es muy interesante ver como los peques resuelven sus conflictos, nos necesitan, sobre todo para entender sus emociones y dominarlas cuando es necesario, también para que les expliquemos el porque de las cosas, o las normas. Y una reflexión, observándoles un adulto puede aprender muchas cosas, como lo sencillo que puede llegar a ser la resolución de algunos problemas o la poca importancia que tienen algunas cosas.

Cada niño tiene unos papás que han de decidir cuál es la línea de educación que quieren seguir y cómo llevarlo a cabo, pero con su hijo, no con los demás. 

Y luego está otro tema, cómo les llamamos la atención a los niños. Yo, he decidido no llamarlo “malo”, “feo”, “tonto”, y no consiento que ningún adulto le llame la atención y se dirija a él en unos términos o tono que no comparto. Ya está su madre para corregirle y regañarle, en el caso que considere que es necesario. Y si me he perdido algo, que me lo diga a mi o intervenga con respeto.

Y tú, ¿cómo lo ves? ¿has vivido esta situación?

Un abrazo


6 comentarios:

  1. Aunque mis hijos tienen ya 22 y 16 años, aún me acuerdo de cuando el parque era una constante en nuestras vidas...y es cierto que las que riñen a los niños ajenos suelen ser las que no afean la conducta de los propios...salvo excepciones.Recuerdo una tarde en que mi hijo mayor no podía tirarse por el tobogán porque un energúmeno de más edad se empeñó en escalar por la rampa en vez de subir por las escaleras y tirarse,como hacían,o intentaban hacer, todos los demás.Tuve mucha paciencia, pero finalmente, y en vista de que nadie acudía a decirle un mísero"deja bajar al nene", lo cogí y lo aparté. Automaticamente apareció la madre,que se puso flamenca...hasta que yo me puse más flamenca que ella,y recuerdo que mis palabras literales fueron"mientras tu hijo ha estado jodiendo a todo bicho viviente no tenía ni madre, ni nadie que le corrigiera, pero cuando alguien lo ha tocado,has dejado de comer pipas y has venido a tocar las narices!"a partir de ahí bajó un poc el tono, y desganadamente, estuvo por su hijo...Otro día mi hijo estuvo aguantando estoicamente a un tocapelotas de cuidado que no lo dejaba tampoco disfrutar del tobogán,y yo sin intervenir, por aquello de dejarlo que se espabilase(hablo de iun niño de dos años,)y finalmente mi hijo se defendió, no de manera muy agresiva,pero milagro!apareció una abuela para pegarle la bronca a mi hijo...suerte que yo era bastante más joven y no gastaba la mala leche que gasto ahora, si no, creo que me llevan a comisaria...pero las "señoras" se quedan sin dientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Núria...hay que aguantar tanto en el parque. Esas dos situaciones las he vivido, no sé cual me molesta más. Al final no queda otra que por el bien de los niños intentar moderarnos...pero a veces, cuesta!!!
      Gracias por pasarte y dejar tu comentario. Un abrazo ( bien!!!! veo que la etapa parque pasa, estoy de pleno en ella)

      Eliminar
  2. Hola, pues yo todo lo contrario. Le he dado permiso a mi barrio para que le llamen la atención cuando haga algo malo, muchas veces es hasta más efectivo porque les da mucha vergüenza que les riña otra persona.
    Obviamente no tolero que esa llamada de atención sea con insultos o con gritos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es estupendo, lo has elegido tú y la gente lo sabe!! Gracias Liliana, Un abrazo

      Eliminar
  3. He vivido las dos situaciones: la que viene una madre-abuela-quiensea y se pone areñir a mi hijo alegremente cuando el conflicto era entre los dos niños, el suyo y el míos, y yo estaba esperando a ver como lo resolvían, parecía que bastante bien, hasta que llegó la madre del otro y encima le amenazó con pegarle (Alucino). Este es la situación más extrema que he vivido. Y por otro lado, ver que mi hijo y otro se están matando y ni rastro del progenitor del otro niño, así que le echo la charla a los dos peques a la vez y luego a mi hijo en particular en privado. A lo mejor hago mal, pero es que si veo que se están matando los dos pues les digo a los dos que no hay que pegar y que las cosas hay que resolverlas hablando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la segunda situación, sin duda yo hago lo mismo. Está claro que llamar la atención a los dos es lo que debemos hacer, y más si hay una ausencia por parte del otro progenitor-cuidador-loquesea. A mi lo que me molesta es el primer caso que has contado, es que no lo soporto!!! Gracias guapa. Un beso

      Eliminar