miércoles, 16 de marzo de 2016

Miércoles Mudo # 32 - "Barco a la vista!!"

“Mami, confía en mi”

El otro día estaba con mis dos peques en el parque. No era de los parques habituales, decidimos cambiar para descubrir cosas nuevas. Lo cierto es que, a pesar de ser muy chulo, quizás no está pensado para los más peques, para mi gusto los columpios y estructuras son demasiado altos.

Mi peque-mayor me dio una lección de esas que dejan huella. Estaba intentando subir por una especie de escalera muy sencilla metálica, cuyos peldaños estaban muy separados y la cima estaba muy arriba. Yo, como no me parecía muy seguro, me coloqué detrás de él por si las moscas… De repente él se giró, me tocó la cara con mucha dulzura y me dijo “mami, confía en mi”. Al momento me di cuenta que con mi miedo no le estaba ayudando en absoluto, me aparté, y muy a mi pesar observé desde la distancia su hazaña, no sin sufrir y haciendo un gran ejercicio de control de impulsos.

Me ha dejado tocada. Tengo claro que mi papel es el de enseñarle, el de darle recursos para que sea capaz de conseguir lo que se proponga, que sienta que le apoyo y que confío en él para que confíe en él mismo. Pero con mi instinto de protegerle a veces le transmito mis miedos…y él así lo siente. ¡Qué difícil se me hace controlar los miedos!



Desde luego enseñarles, darles alas, es dejarles su espacio para que experimenten y comprueben límites, es estar ahí para ayudarles cuando nos necesiten. Y digo bien cuando nos necesiten, ¡pero qué difícil se hace a veces actuar cuando ellos lo necesiten y no antes!! Es como cuando me sale el ramalazo “venga que tengo prisa” y acabo vistiéndolo yo, o recogiendo sus juguetes…

Así que su frase “Mami, confía en mi” se me ha quedado totalmente grabada en la cabeza, por él he de dejar que pruebe sus retos, que busque sus límites. Mi lugar es apoyarle, ayudarle cuando él me lo pida, evitar que se haga daño, y no evitarle la frustración porque es parte de la vida.


¿Podré controlar mis impulsos? Con lo fácil que sería poner a mis pequeños entre algodones y cuidar de ellos…

Un abrazo

jueves, 10 de marzo de 2016

Ver el mundo con sus ojos

En la guarde del peque empezaron hace unas semanas un proyecto muy chulo y pidieron  la colaboración de las familias. Así que ahí estaba yo, prestándome para echar una manita. 

Os cuento, cada viernes 3 educadoras y 2 padres/madres salen a pasear con un grupo reducido de niños de la guarde, los hay de P1 y de P2. La idea es salir de la guarde y desde ese momento son los niños los que deciden hacia dónde vamos, dónde nos paramos, qué observamos… Son ellos los que marcan el tiempo. 

¿Y para qué? Para los padres es una oportunidad maravillosa para darnos cuenta que siempre vamos con prisa, corriendo y marcando a nuestros pequeños “venga, que llegamos tarde” “¿¡quieres dejar eso?!”… seguro que os suena, sin dejarles mucho margen para que dejen libre a su ilimitada curiosidad y capacidad de sorprenderse. Y para las maestras es una oportunidad para recoger datos para un estudio que están realizando.

Fue una experiencia muy enriquecedora, además por un ratito te sacas la máscara de la responsabilidad (sin mirar el reloj, observando a los peques, cuidando que no se hagan daño ni corran peligro), y ves el mundo con sus ojos, recuperas la capacidad de sorprenderte por cosas que has dejado de mirar, como una florecilla que sale al lado de un árbol, pájaros que vuelan, una nube blanca, una verja que está torcida, un papel sucio del suelo, una hormiga que camina solita por la acera y que por la reacción de los niños parece que han visto a un dinosaurio…. Es muy divertido, y te hace reflexionar, y darte cuenta que su realidad es algo diferente a la nuestra, y eso lo deberíamos tener siempre presente. ¿Cuántas veces les explicamos algo y parece que no lo entienden, o esperamos de ellos que hagan algo en un tiempo concreto y no hay manera…? claro, cómo lo van a entender o hacer como pretendemos, a veces sólo cambiando la perspectiva de las cosas les podemos ayudar.




Me encantan estas actividades en la que no sólo ayudas y colaboras, sino que también aprendes junto a tus hijos. Es un bonito camino, crecemos y aprendemos juntos. Desde esta experiencia intento adaptarme a sus necesidades, a su curiosidad, a relativizar la prisa, si es necesario salimos un poco antes y listo, preparados para disfrutar y sorprendernos!!

Un abrazo


miércoles, 9 de marzo de 2016

Miércoles Mudo - Mami, gallinitas!!!

martes, 8 de marzo de 2016

Punto de Inflexión

Menuda semanita llevo... Si me vais leyendo sabréis que la maternidad supuso un cambio total en mi vida, mejor dicho muchos cambios en mi vida. El más importante y valioso, sin duda, ha sido ser mamá (seguro que a vosotras os ha pasado lo mismo). Otro cambio fue dejar de trabajar en el sector que estaba, justo después de tener a mi primer hijo. A los 5 meses de nacer mi bebé me puse a buscar trabajo, hice varias entrevistas, y la verdad es que no me fue nada mal, llegaba a segundas o terceras entrevistas de cada proceso, pero siempre habían objeciones, que si no me podían ofrecer el mismo salario que en mi anterior trabajo, que si me iría enseguida, que si mucha formación, que si que se yo...y por supuesto, en más de una entrevista tenía que oír preguntas tipo " ¿y no quieres ir a buscar al segundo? ¿la parejita para cuando?...bla bla bla" Estoy hablando de hace 4 años, plena crisis, ahora espero que el panorama no sea el mismo. Ante las trabas, decidimos aprovechar e ir a buscar al segundo retoño. Mientras estaba embarazada del segundo pensé qué hacer con mi vida, y me metí en un proyecto, en mi proyecto. Me formé, le di muchas vueltas y cuando me sentí preparada lo puse en marcha.

Este mes he cerrado, mi tienda online ha sido mi ilusión, pero también mi estrés. Finalmente la he cerrado, tengo mis dudas, pero ¿sabéis qué? he entendido algo. No puedo estar en casa al 100%, no puedo llevar un negocio con varios frentes abiertos al 100%, no puedo estar aquí y allá, de día y de noche, queriendo abarcarlo todo. No he sido totalmente feliz, y mis hijos no se lo merecen. Se merecen una mami contenta y alegre, que en casa desconecte y esté por ellos. Porque trabajar en casa no es fácil, yo no he sabido encontrar el límite, necesitaba llegar a un punto de inflexión.

Así que sintiéndolo en el alma he tomado una decisión, creo que acertada. Vuelvo a buscar trabajo, este tiempo he crecido profesionalmente y personalmente, sé que soy capaz de muchas cosas, pero prefiero otro tipo de trabajo, con un horario, con un sueldo con el que contar cada mes, con compañeros, salir de casa....



Así que llevo dos semanas de enfermera y de enferma con gripe, y tomando muchas decisiones, asumiendo y poniendo emociones en su sitio, cerrar una etapa no siempre es fácil. He estado muy ausente en mi rincón De Mamis, pero necesitaba el tiempo para otras cosas, para cambiar mi rumbo...Ahora si que estoy preparada para empezar una nueva aventura! Y mientras sale una oportunidad laboral, voy a aprovechar con mis peques....que luego lo echaré de menos, seguro! Por desgracia la conciliación es algo escasa en este país.

Un abrazo

martes, 23 de febrero de 2016

Esta vez le toca a él, aunque me cueste

Me ha tocado, supongo que es gripe. El mayor cayó el sábado por la noche, y es que era de esperar que cayera yo al poco tiempo, cuando están malitos duermen pegados a mí, cara con cara, con lo que todos los virus acaban siendo respirados por mi …es inevitable. Nunca es buen momento para ponerse uno malo, pero hoy precisamente no me venía nada bien. Hoy tenía tutoría con la maestra de Pablo, nada urgente, pero si importante para mí, quería hablar un ratito tranquila con ella, cambiar impresiones y ver cómo podemos trabajar conjuntamente ciertos aspectos que creo que hemos de incidir, como el empeño que tiene mi hijo de no aceptar a la autoridad ( básicamente en casa, ahora dice que soy una mandona), o cómo poder ayudarlo para que maneje mejor la frustración.



Pues nada, aquí estamos, en casa, mi retoño y yo, él hoy mejor y yo hecha polvo y con fiebre (¿cómo puede ser que él ayer estuviera a 39ºC, le diera Dalsy y en 5 min estuviera saltando e hiperactivo, y yo a pesar de mi ibuprofeno sigo hecha unos zorros???). Le ha tocado al padre de la criatura ir a la tutoría. Os he de confesar una cosa, hasta hace 10 min estaba convencida que iría yo, pero he tenido que hacer un ejercicio de sinceridad y reconocer que no estoy bien, que con mis escalofríos, fiebre, tos y mocos no era plan de ir repartiendo virus, y he tenido que DELEGAR algo que es muy mío (tanto como de su padre) pero es que no lo puedo remediar. Asumo muchas funciones sin dejar espacio a mi pareja para que ejerza de padre (claro que a veces ya le va bien). Esta vez me ha dolido…además, estoy convencida de una cosa, no me voy a enterar ni de un 10% de la conversación, porque aquí el amigo, transmitir, lo que se dice transmitir, lo hace de manera muy resumida. Pero oye, él es tan padre como yo madre, y he de controlar este impulso controlador y dejarle su espacio que estoy segura que lo hará muy bien….pero me fastidia no poder ir… Y por si acaso se le olvida, le he mandado una foto con unas notas que he tomado, puntos que quería hablar en la reunión ( ya veis que no lo puedo evitar jajaja)

En fin, estoy aprendiendo poco a poco a delegar y dejarle responsabilidades, porque luego encima me quejo de que todo lo hago yo (qué locura, pero si es lo que quiero jajajaja)
Os pasa a vosotras o es cosa mía este impulso que llevo muy dentro.


Un abrazo 

miércoles, 17 de febrero de 2016

Miércoles Mudo - Mi rico pan

jueves, 11 de febrero de 2016

Su Querida Maestra

"Mamá eres la más guapa del mundo...bueno, tú e Irama" Vaya parece que mi pequeño-mayor va ampliando su círculo... ¿estoy celosa? no, creo que no. Pero no voy a negar que me sorprendiera que por primera vez me pusiera compañía en el ránquing de Guapas del Mundo.



Pablo va a P4, es el pequeño de la clase, ya que su cumple es el 6 de diciembre, y eso en algunas cosillas se nota. Es espabilado, pero para lo que quiere, de "tonto no tiene un pelo" y se deja querer. Que le ayudan a ponerse la bata, pues mejor que mejor. Que me ayudan a comer, pues yo que me dejo.

Mi peque es nuevo en el cole, ha necesitado su tiempo para encontrar su espacio dentro del grupo de clase, ya estaba hecho del curso pasado. Yo creo que ha sufrido un poquito estos meses, se lo notaba en el carácter, descargaba contra mi su tensión. A mi peque no le gusta nada lo desconocido, como a muchos niños. Siempre le adelanto lo que vamos a hacer durante el día, eso le da seguridad, y hasta que no ha interiorizado las normas y los ritmos del cole, pues lo ha pasado con cierta tensión. Pero afortunadamente parece que ya ha pasado.

Vuelve a ser él, alegre, creativo, feliz y...con carácter. Y yo por fin estoy más tranquila, porque os he de reconocer que lo he pasado mal,  me he esforzado en que él no notara mi preocupación ( espero haberlo hecho bien). Lo he pasado mal a pesar de que la gente me dijera " tranquila, son cosas de niños, los niños se adaptan a todo...", bueno si, pero hasta que lo hacen ¿qué?

Una pieza clave en todo este proceso a sido su maestra, dulce, atenta, sensible y muy profesional. Hemos hablado mucho, y he aprendido de ella. Estoy feliz de que mi hijo esté "enamorado" de su maestra, le tiene adoración. 

De verdad que admiro a las maestras. Yo no podría estar tantas horas con tantos niños, teniendo en cuenta las necesidades emocionales-afectivas y de aprendizaje de cada niño. Intentando resolver conflictos, ayudando a los niños a descubrir el mundo y crear expectación en cada una de las actividades....un sin fin de cosas que para mi son dignas de admirar.

Cada etapa requiere de unas habilidades, unas competencias y unos conocimientos para tratar con los niños, y ojo, para tratar también con los padres, que conflictivos haberlos los hay. 

Simplemente quería plasmar mi agradecimiento a todas las buenas maestras que llegan a ser las "más guapas del mundo junto a las mamás de los peques" porque se convierten en un fuerte referente en las vidas de nuestros hijos, los miman, les enseñan, los consuelan, los motivan....un sin fin de cosas que para mi tienen un valor enoooorme. 

Ojalá por el camino mi hijo se encuentre a muchas educadoras/es, maestras/os, profesores/as como las que ha tenido hasta ahora. 

¿Cómo ha sido vuestra experiencia?

Un abrazo


miércoles, 10 de febrero de 2016

Miércoles Mudo - Pintando con los deditos

miércoles, 3 de febrero de 2016

Miércoles Mudo: Creando juntos

lunes, 1 de febrero de 2016

Preparada, lista, ya!! Empiezo mi entrenamiento.


Lo he decidido. Y esta vez es la definitiva, lo he intentado otras veces y he abandonado ( os dejo la entrada del primer intento fallido), pero esta vez no. Ahora me siento preparada, ahora soy capaz de pensar en mi, es más, lo necesito. Hace unos 4 años que dejé de hacer ejercicio. Me gustaba, me hacía sentirme bien, pero al final de mi primer embarazo lo dejé y prácticamente hasta ahora, he de decir que he tenido intentos fallidos ( dar el pecho y salir a correr para mí era muy doloroso, ahora no tengo escusas).

Una mamá del cole me ha pasado un programa de entrenamiento para empezar a correr, es de una web www. runnics.com. Cuando lo vi pensé “menuda tontería”, ¡qué equivocada estaba! El inicio es muy suave y lento, parece que no es nada, pero os puedo asegurar que la primera semana se sufren agujetas, menudas!!! Y eso que dediqué el final del entreno a estirar bien glúteos, cuádriceps, isquios y gemelos… La sensación de agujetas me encanta, es una señal de que tu cuerpo se ha esforzado, y eso me gusta.


Os voy a ir hablando del reto a medida que vaya alcanzando logros. Aquí podéis ver el Plan de Entrenamiento más detenidamente, es un plan para gente sedentaria, es decir que hace mucho tiempo que no hacen deporte. No cuesta nada, de verdad. No hay escusas de falta de tiempo. El objetivo de este entrenamiento para principiantes es correr durante 30 minutos, mucho, verdad? 
El entrenamiento es paulatino, dura 10 semanas, hemos de ir activando nuestros músculos de manera suave y no traumática. Para mí esto es importante por varias razones: no desmotivarme (nunca me ha gustado correr…. quizá porque no se? Así que si el reto está por encima de mis posibilidades sé que lo dejaré), para ver que mi cuerpo va respondiendo y para no lesionarme.

Aseguran que en un mes estás adaptado, y que las agujetas son cosa de la primera semana…ya os contaré.

De momento he superado la primera semana, el plan ha sido este:
Semana 1
  •          Día 1: 1′ corriendo (da igual el ritmo), 2′ andando. 5 veces. Preferiblemente el lunes, que además es cuando todos tenemos mejores intenciones.
  •          Día 2: 1′ corriendo, 2′ andando. 5 veces. Mismo entrenamiento. Deja que pasen 3 días porque los dos siguientes al día 1 tendrás agujetas.
  •          Día 3: 1′ corriendo, 2′ andando. 6 veces.

He de deciros que al principio me sentí un poco ridícula, ves a todo el mundo correr ligero, y tú a un ritmo distinto, pendiente del cronómetro, corro 1 min ando 2, así 5 veces el primer día, lo mismo el segundo y el tercer día repites 6 veces. Pero el segundo día pensé que cada uno va a su ritmo, y que el objetivo es llegar a los 30 min, así que calma y no compararme con nadie, es mi reto, el de nadie más. Y lo más importante, lo hago por mí y por sentirme bien.

Mañana martes empiezo la segunda semana, el plan será el siguiente:
Semana 2
  •          Día 1: 1’30” corriendo, 2′ andando. 5 veces
  •       Día 2: 2′ corriendo, 2′ andando. 4 veces
  •       Día 3: 2′ corriendo, 2′ andando. 5 veces

Me he propuesto salir el martes, el jueves y el sábado, ya os contaré si los niños no se han puesto malos, si no ha salido una urgencia de última hora o que…cruzaré los dedos. Pero como veis, sobre todo al principio, tiempo necesitas poco.

Yo he cambiado un poco el entrenamiento. Salgo a andar como 1 hora, y cuando ha transcurrido este tiempo empiezo con la rutina marcada, lo hago porque ahora puedo aprovechar un poco por las mañanas, pero si vas justa de tiempo ya te digo, en 15-20 min estás lista.

Importante: no olvides estirar, te ayudará a llevar mejor las agujetas y evitar lesiones. No empieces muy fuerte. Si tienes un problema de salud, consulta a tu médico. En la web de runnics te asesorarán sobre qué calzado llevar, y en el apartado de Blog, encontrarás posts interesantes.

¿te apuntas al reto? No es operación bikini, es por ti.

Un abrazo


miércoles, 27 de enero de 2016

Miércoles Mudo - Jugando a pelota

lunes, 25 de enero de 2016

Mamá no es un robot

A pesar que las noches siguen siendo duras, unas más que otras, puedo decir que siento que ya estoy acabando una etapa preciosa pero difícil.

Defino mejor lo de difícil. Cuando tienes un peque que está a punto de cumplir los dos añitos y llega al mundo un nuevo bebé, no siempre lo ves todo de color de rosa. Hay familias que lo viven muy bien, no hay noches malas, y si las hay son pocas, no hay celos, no hay rabietas, no hay discusiones de pareja, no hay conflictos internos… Nosotros hemos tenido un poquito de todo y un muchito de malas noches.

Ahora, desde cierta distancia pienso que no ha sido tan malo, de hecho, se me escapa una sonrisita. Pero me gustaría dejar claro que no pasa nada por reconocer que la cosa no ha sido fácil. ¿por qué lo digo?

Conozco a muchas mamis que están pasando lo que yo pasé tiempo atrás, y mi conclusión es que muchas mujeres creemos que hemos de demostrar al mundo que lo llevamos de maravilla. Pues no, no y no. 

Imagen de  @Silviasaez 


El otro día una mamá del cole, que por cierto nos hemos hecho muy amigas, se me puso a llorar en la puerta del cole. No podía más, estaba agotada (me veía a mí misma reflejada en ella meses atrás). Llevaba noches despertándose cada 1 o 2 horas, la peque se despertaba inquieta y quería brazos y teta. Ella hacía lo que podía, estoy segura que ama a su hija por encima de todo, pero es natural sentir que no puedes más, que estás cansada. Ella se sentía mal porque en medio de la noche gritó a la pequeña, imagino que un “pero qué quieres!!!” y se sentía mal porque había fallado, porque no podía más…

Que lo diga yo es raro, porque nunca he sabido hacerlo, pero hemos de pedir ayuda, la maternidad no siempre es fácil. Hablar, explicar lo que sentimos, llorar si así nos lo pide el cuerpo y el alma… Hay quien se cree que si ”no estás trabajando” y estás todo el día en casa estás en la gloria, paseítos por aquí, descansar cuando el bebé duerme (nunca lo he conseguido), salir con las amigas para charlar… No siempre esta es la realidad. La realidad de muchas es que te aíslas, acabas reduciendo tu círculo a casa-cole del mayor-ambulatorio-supermercado. En casa no paras, entre cocinar, limpieza, compra, tomas de pecho, cambiar pañales, ratos de mimos y juegos…no paras.

La maternidad es maravillosa, para mí es lo más grande, lo mejor que he hecho en mi vida, pero tiene sus luces y sus sombras, y hay que saberlo llevar. Hay niños que no comen nada, otros que no duermen, otros que enferman a menudo, otros tranquilos, otros que no paran… en fin, que nuca sabes lo que te va a tocar, hasta que lo tienes, y sea como sea tu retoño siempre hay momentos dulces y preciosos que desearías que no acabaran nunca, pero hay algún rato…que desearías que no volviera a ocurrir.

Si te sientes agobiada o extenuada, dilo, deja a tus peques con su padre o con los abuelos o con quien quieras y ves a dar un paseo, a tomar un café, encuentra tu ratito. O simplemente relájate y quédate durmiendo en casa… te llenarás de oxígeno, y tendrás más energía para hacer frente al día a día. Y además, aunque te ausentes un rato, tus hijos te agradecerán el cambio de humor.


Y te lo digo yo que me he pasado más de 2 años despertándome cada hora y media-dos horas… Y todo pasa, son etapas, y cada etapa tiene lo suyo.

¿Tú ya lo has pasado? ¿cuál era tu válvula de escape? Y si estás de pleno ¿cómo lo llevas?

Un abrazo

jueves, 21 de enero de 2016

Esto no es cosa de niños #stopacosoescolar

Hoy estaba dispuesta a preparar un tema para publicarlo aquí, pero leyendo La Vanguardia he decidido aplazarlo para otro día.

Siento tanto dolor e incomprensión. No puedo entender por qué hay acoso escolar, por qué hay víctimas, verdugos y quién ve y no dice nada.

Imagen de CuidadoInfantil.Net


Lo cierto es que si lo pienso bien, todos son víctimas, unos porque sufren la agresión de unos, otros porque supongo que agreden como manera de escape de otras cosas (prefiero pensar que no actúan así de manera gratuita), o bien porque sufren una alteración del comportamiento o una patología, y otros porque son víctimas de amenazas o del miedo a ser el próximo, si hablan.

¿Qué está pasando? Tenemos más información que nunca, más medios de control que nunca…y no entiendo como un padre no puede darse cuenta de que a su hijo le pasa algo, o que su hijo no se comporta correctamente, digo yo que la chulería, la falta de valores, de empatía, de solidaridad, de compañerismo…se debe de reflejar de alguna manera. Lo desconozco, pero me gustaría pensar que sí (juegos, lecturas, comportamientos, aficiones...).

Por otro lado, los niños están en un colegio, donde hay profesores que no se limitan únicamente a dar la clase e irse. Quiero pensar que la gran mayoría conoce a sus alumnos, hacen tutorías, los observan en el patio, ven como es la dinámica de clase.

¿Cómo puede ser que entre todos no nos demos cuenta de esas conductas ofensivas, dolorosas, abusos de poder…? no lo puedo entender. Algo falla.

Valores. En casa entiendo que nos esforzamos en dar valores a nuestros hijos, es uno de los mejores legados que podemos dejarles. Deberíamos potenciar la valentía en decir a alguien que se está equivocando o que no está bien lo que hace. No puede ser que ante un acto así, mayores o pequeños giremos la cara porque no va con nosotros. Hemos de ayudar al débil, ofrecerle nuestra ayuda, decirle que hable con un adulto.

Algo está mal. Y como padres tenemos mucho que hacer. Un buen padre/madre no es el que le regala todos los caprichos a su hijo, no, es el que le dedica tiempo, pero de calidad. Que se preocupa por sus miedos, por sus inquietudes, por sus hobbies, por sus notas, que conoce a sus amigos… Deberíamos hablar más con ellos, preocuparnos por cómo se están construyendo los cimientos de su persona, cuáles son los modelos que están siguiendo, y si éstos son los correctos.

La comunicación entre los centros escolares y los padres debería ser fluida y en dos direcciones. Algo está mal, esto no es una cosa de niños, ACTUEMOS, esto no puede seguir así, no pueden haber más víctimas, son niños, necesitan nuestra ayuda.

Todos los padres queremos a nuestros hijos con locura, pero hemos de ser críticos y querer ver sus debilildades/problemas. Digo querer porque a veces negamos la realidad. No lo hagamos, sino no podremos ayudarles. Abramos bien los ojos.

Yo no soy experta en nada, pero algo me dice que deberíamos dedicar tiempo a nuestros hijos, tengan la edad que tengan, hablar con ellos, preguntarles por su día a día, saber cómo se sienten…conocerlos de verdad, preocuparnos por su mundo interior. Es difícil, el día a día es rápido, pero lo hemos de hacer por ellos, y por nosotros. Si sufren acoso, ayudarles, si son agresores, ayudarles también porque algo falla, y si han visto algo ayudarles a ser valientes y actuar. No giremos la cara. Es un problema que nos afecta a todos.

No puedo imaginar el dolor tan grande que deben sentir los padres de las víctimas ( se me rompe el corazón), y también el dolor de los padres de los agresores… Evitemos ese dolor, acabemos con estas conductas tan detestables. Actuemos todos y potenciemos el respeto, la solidaridad, el compañerismo, la empatía. Esto no puede seguir así. SON NUESTROS HIJOS.

Espero no haber molestado a nadie, no era mi intención. Entre todos podemos evitar muchas situaciones indeseables.

Un abrazo




lunes, 18 de enero de 2016

¿Y si es...? Un libro lleno de valores

Hoy os voy a hablar del último libro que ha llegado a nuestras manos a través de Boolino, se trata de ¿Y si fuera…? de A.H.Benjamin y Jane Chapman de Editorial Solidaria.


Es un libro que me ha sorprendido, bueno nos ha sorprendido a mayores y pequeños. Además de contar una historia acompañada de ilustraciones coloridas  y bonitas, también enseña valores. En este caso, la historia muestra que no hemos de tener miedo o recelo a las novedades, explica como los prejuicios pueden llegar a crear actitudes negativas hacia lo desconocido. Por ejemplo, el niño puede ver un paralelismo con la llegada de un nuevo compañero de clase, o con la llegada de un hermanito…antes de juzgar, hemos de dar oportunidades y conocer lo nuevo, igual nos sorprendemos gratamente.

Los niños no sólo aprenden valores importantes, sino que también refuerzan el conocimiento que tienen de los animales de la granja, la función que tiene cada uno de ellos. 

Al final del libro encontraréis una guía de lectura y una serie de preguntas para ayudar a reflexionar a los más pequeños y sacar el máximo partido.

Tienes dos opciones, o comprar el libro que es una muy buena opción, o bien comprar la Edición Limitada Boolino Book Box. La segunda opción viene acompañada de caretas de los animalitos de la granja y palitos, para que junto a los niños podáis teatralizar la obra. También encontrarás un guión y un juego de tarjetas para jugar a adivinar de qué animal se trata. ¡Es mucho más que un libro!



Desconocía a la Editorial Solidaria, y me ha encantado tener la oportunidad de conocerla. Es una iniciativa de la Fundación Privada Putxet, una ONG que divulga valores solidarios, que en los tiempos que corren, mucha falta nos hacen!! El importe íntegro de las ventas se destinan a los proyectos de acogida social de dicha fundación.

Como veis es un libro que no puede faltar en las estanterías de nuestros hijos.

Un abrazo y que tengáis una buena lectura con vuestros peques.

martes, 12 de enero de 2016

Vacaciones, bye bye móvil

Después de un parón retomo con fuerza De Mamis. Os preguntaréis, ¿qué ha pasado? Pues que lo necesitaba. Con dos terremotos en casa cuesta encontrar un ratito de calma. Sabía que iba a ser difícil compaginar mi proyecto profesional, el blog y las vacaciones de los niños, y pensé que lo mejor sería dedicar estos días a mis dos soletes, sin más. Fuera Redes Sociales, fuera mundo 2.0 y dedicación completa a mis niños. 



Hemos jugado, pintado, bailado, cantado, leído libros, paseado… no hemos parado! Bueno, sólo para dormir alguna siestecita juntos. ¡Qué placer!

Ha valido la pena. Y es que me conozco, no quería entrar en mal rollo por tener la necesidad de encontrar un rato para mi y ponerme con el ordenador. Además, mis peques son muy demandantes, tanto que hasta por las noches me han reclamado… (ésta ha sido la peor parte, llevo fatal el dormir poco o muy poco y a trompicones), creo que no he pasado una noche entera en mi cama. Espero que pronto pasemos la fase de los terrores nocturnos, despertares a las tantas, y las dichosas bronquitis… que ahí siguen.

Así que ya que los peques vuelven al cole y a la guarde, yo aprovecharé para retomar lo que aparqué. He de decir que al principio se pasa mal, tienes la necesidad de coger el móvil, pero pasados un par de días…ni te acuerdas de él.

Y la verdad es que separarme del móvil ha sido terapéutico para todos. No sé si os pasará, pero cuando estamos en casa el móvil suele tener un lugar visible, demasiado quizás. A veces hasta parece que es uno más, y eso me horroriza. Mis niños lo dominan a la perfección, es increíble como sin leer ni escribir un niño puede desbloquear un móvil, ir a la aplicación de Youtube y ponerse los vídeos que quiera…se acabó!! No podíamos seguir así. Teo, el peque, creo que hasta tenía mono… con 2 años!! Menudos berrinches se cogía el chiquillo si no se lo daba. Así que hicimos desaparecer el móvil, y la tablet, claro. Problema solucionado, sólo aparecen en momentos muy contados.

Y es que no puede ser, sí claro, se lo das y problema resuelto, no hay niño, pero creo que el precio es muy caro. Mejor entretenerle con juegos, libros, dibujos animados… ¿no os parece?

Bueno, y ahora que ya dispongo de mi tiempo para leer blogs que me encantan, me pongo manos a la obra!


Por cierto, Feliz Año a todas y todos. Un abrazo