lunes, 25 de enero de 2016

Mamá no es un robot

A pesar que las noches siguen siendo duras, unas más que otras, puedo decir que siento que ya estoy acabando una etapa preciosa pero difícil.

Defino mejor lo de difícil. Cuando tienes un peque que está a punto de cumplir los dos añitos y llega al mundo un nuevo bebé, no siempre lo ves todo de color de rosa. Hay familias que lo viven muy bien, no hay noches malas, y si las hay son pocas, no hay celos, no hay rabietas, no hay discusiones de pareja, no hay conflictos internos… Nosotros hemos tenido un poquito de todo y un muchito de malas noches.

Ahora, desde cierta distancia pienso que no ha sido tan malo, de hecho, se me escapa una sonrisita. Pero me gustaría dejar claro que no pasa nada por reconocer que la cosa no ha sido fácil. ¿por qué lo digo?

Conozco a muchas mamis que están pasando lo que yo pasé tiempo atrás, y mi conclusión es que muchas mujeres creemos que hemos de demostrar al mundo que lo llevamos de maravilla. Pues no, no y no. 

Imagen de  @Silviasaez 


El otro día una mamá del cole, que por cierto nos hemos hecho muy amigas, se me puso a llorar en la puerta del cole. No podía más, estaba agotada (me veía a mí misma reflejada en ella meses atrás). Llevaba noches despertándose cada 1 o 2 horas, la peque se despertaba inquieta y quería brazos y teta. Ella hacía lo que podía, estoy segura que ama a su hija por encima de todo, pero es natural sentir que no puedes más, que estás cansada. Ella se sentía mal porque en medio de la noche gritó a la pequeña, imagino que un “pero qué quieres!!!” y se sentía mal porque había fallado, porque no podía más…

Que lo diga yo es raro, porque nunca he sabido hacerlo, pero hemos de pedir ayuda, la maternidad no siempre es fácil. Hablar, explicar lo que sentimos, llorar si así nos lo pide el cuerpo y el alma… Hay quien se cree que si ”no estás trabajando” y estás todo el día en casa estás en la gloria, paseítos por aquí, descansar cuando el bebé duerme (nunca lo he conseguido), salir con las amigas para charlar… No siempre esta es la realidad. La realidad de muchas es que te aíslas, acabas reduciendo tu círculo a casa-cole del mayor-ambulatorio-supermercado. En casa no paras, entre cocinar, limpieza, compra, tomas de pecho, cambiar pañales, ratos de mimos y juegos…no paras.

La maternidad es maravillosa, para mí es lo más grande, lo mejor que he hecho en mi vida, pero tiene sus luces y sus sombras, y hay que saberlo llevar. Hay niños que no comen nada, otros que no duermen, otros que enferman a menudo, otros tranquilos, otros que no paran… en fin, que nuca sabes lo que te va a tocar, hasta que lo tienes, y sea como sea tu retoño siempre hay momentos dulces y preciosos que desearías que no acabaran nunca, pero hay algún rato…que desearías que no volviera a ocurrir.

Si te sientes agobiada o extenuada, dilo, deja a tus peques con su padre o con los abuelos o con quien quieras y ves a dar un paseo, a tomar un café, encuentra tu ratito. O simplemente relájate y quédate durmiendo en casa… te llenarás de oxígeno, y tendrás más energía para hacer frente al día a día. Y además, aunque te ausentes un rato, tus hijos te agradecerán el cambio de humor.


Y te lo digo yo que me he pasado más de 2 años despertándome cada hora y media-dos horas… Y todo pasa, son etapas, y cada etapa tiene lo suyo.

¿Tú ya lo has pasado? ¿cuál era tu válvula de escape? Y si estás de pleno ¿cómo lo llevas?

Un abrazo

12 comentarios:

  1. Pues tiemes toda la razón es una etapa complicada y durilla a nivel de cansancio y estres. La verdad es que personalmente me lo tomé con vbastante calma pero de rabietas, celos y noches sin dormir creo que no se libra nadie y es lo normal que hay momentos en que sientes que no puedes más. Pero al mismo tiempo es tan bonito!! Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que con el paso del tiempo sólo quedan los ratos buenos, que son muchísimos. Besote

      Eliminar
  2. Uuuuy cómo te entiendo. A ti y a esa madre. Con Daniel, aún me sentía culpable, pero con Iván ya no. Aprendí que todos somos humanos con límites. Y cuando se cruzan es imposible ser la mamá y esposa encantadora y amable. A mí se me reveló un genio inaguantable y cuando alguien me lo criticaba le soltaba: Pues te aguantas que peor lo estoy pasando yo. Lo normal es este mal genio continuo. Lo raro es que no me haya vuelto loca ya. Hasta palabrotas de las gordas he soltado cuando me sentía morir y aún así me levantaba a atender a mis dos bebés. porque para mí, Daniel con dos años y tres era otro bebé que necesitaba muchísimas atenciones. A día de hoy siguen durmiendo regular, aunque mil veces mejor que esos dos años infernales en los que sólo conseguía dormir tres horas seguidas cuando mi marido o mi suegra se encargaban de ellos a la hora de la siesta. ¡Y luego me decían que ya que había descansado tenía que estar como nueva! Aún les mordía un ojo, te lo aseguro. Debían pensar que era una desagradecida, pero ya te digo que yo tenía claro mis prioridades y una de ellas no era preocuparme de la gente que dormía ocho horas seguidas tan a gusto. Mas bien de las que no... Mis hijos y yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja creo que somos una cuantas las que hemos pasado por eso!! Y que cierto es que llega un punto que sólo te interesas por tus hijos y por ti, es pura supervivencia...el agotamiento es malísimo! Un besote

      Eliminar
  3. Hija mía gracias por esas palabras.... Me reconfortan no te imaginas cuanto!!!!... Yo estoy en esa fase de desesperación total y absoluta, levantándome cada 2 horas,viviendo con la teta fuera toda la noche y como una zombie por el día.... y la criaturita en cuestión no tiene dos meses ni tres, no,no hija mía va hacer en 4 días el año!!!!pero estamos como el primer mes de recién nacida o peor!!!! No trabajo pero si trabajase caía mala al tercer día fijo!!!! jamás pensé que agotaria tanto ser madre a tiempo completo, eso de noche que de día toooodooo el santo día berreando, gruñendo protestando, solo quiere que la tengas encima,no puedo ni ir al baño!!!! Niña de alta demanda me dicen algunosy yo no sé si cortarme las venas o dejarmelas largas...... Pero esperate que ya tengo otra de 6 años que si esa me dormía del tirón desde que nació mínimo 6 horas, un angelito durmiendo,pero chica luego es muuuuuyyy absorbente también, esa de altas capacidades me ha dicho la psicóloga del cole, asique vivo entre el caos y la locura diaria!!!!vivo sin vivir en mi cómo dijo aquél.... Entre las dos te aseguro que me estan chupando las pocas energías que tengo...pero sabes lo mejor y más gracioso de todo???que aún con mis ojeras, mis andares de zombie, mis quejas diarias por no poder dormir de seguido al menos 6 horas, mi casa hecha un desastre, mis deseperaciones porque no consigo encontrar esa paz que tanto necesito y no ver luz al final del túnel, aún así TENGO GANAS DE UN TERCERO!!!!! De locos verdad??? Incomprensible pero así es la maternidad: agotadora,difícil y dura, muy dura pero MARAVILLOSA donde las halla!!!Besitos y gracias de nuevo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasarte por De Mamis, y por contarnos tu experiencia. Madre mía, menudo aguante y menuda paciencia tenemos las mamis. Un tercero???? te admiro, yo hoy por hoy, no cabe en mis pensamientos, pero quién sabe? jajaja. Besitos, y sigue disfrutando así de esta etapa tan preciosa

      Eliminar
  4. Aixx, como lo entiendo. Y solo tengo una. Pero es que hay momentos en los que no se puede más y debemos pedir ayuda, aunque seamos de las que no piden, pero si no, nos volveremos loca.
    cuando has hablado de esa mami que lloró en la puerta del cole, como le he entendido. Yo alguna vez, desesperada he gritado a la niña, cuando era muy bebé, porque no entendía sus gritos y sus lloros. Llegaba a tal punto mi saturación que necesitaba salir corriendo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras leía tu comentario estaba pensando que es que además nadie te enseña a ser mamá, nadie te cuenta hasta dónde puede llegar el agotamiento y las situaciones estresantes... Pero todas gracias al amor por nuestros bebitos acabamos haciéndolo de la mejor manera pasible. Besitos

      Eliminar
  5. Me ha gustado mucho tu post porque es real como la vida misma. Que las que no tenemos niños muchas veces lo idealizamos y no es así. Hay que tener los pies en la tierra.
    Sólo espero que cuando me pase, que ojalá me pase por cierto, sepa acordarme de este post y no sentirme mal.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que te ha gustado. Ya verás como lo podrás comprobar... Es una etapa preciosa, pero hay días...durillos. Así que si pedimos ayuda seguro que se hacen más llevaderos. Un beso

      Eliminar
  6. Pues yo me he sentido mal y llorando muchas veces,la maternidad es complicada y llega un día o una época en que te desbordas más.Por fin, encontré mi espacio, he sabido delegar y pedir ayuda y ahora puedo irme a algún pase de cine sin sentimiento de culpa. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien Sonia, como me alegro!! Hay etapas que son muy duras....pero todo pasa...un besote

      Eliminar